Login

¿Olvidó su contraseña? Registrese

El Estrés Durante los Procedimientos de Reproducción Asistida

Es importante que no se retraigan sobre sí mismos y busquen compartir y solicitar ayuda especializada.


solicitar consulta

Publicado el 05 de julio del 2017

Compartir en:

El estrés durante los procedimientos de reproducción asistida

Las personas que pasan por las distintas etapas de los tratamientos tienen una cierta tendencia al aislamiento que es contraproducente. Es importante que no se retraigan sobre sí mismos y busquen compartir y solicitar ayuda especializada. Lo principal es informarse, lo cual les permite darse cuenta de que las cosas que les pasan son normales para lo que les toca vivir, que hay más gente que siente lo mismo. Estar bien informados genera efecto tranquilizador pero hay que saber dónde buscar.

La infertilidad es una experiencia casi siempre inesperada. Es una fuente de tensión para ambos miembros de la pareja y puede serlo para la relación. Es normal que tanto la mujer como el hombre reaccionen en forma distinta y que sus sentimientos y la intensidad de ellos también sean diferentes. Esto puede producir desarmonía y conflictos en la relación.

Entre los recursos más importantes están: informarse correctamente, conversar sobre el tema y apoyarse emocionalmente. Todo eso ayudará para emprender unidos un camino de resolución de la infertilidad y evitar problemas psicológicos en cada uno y en la relación. Es muy frecuente que las parejas profundicen su comunicación y se fortalezcan como consecuencia de haber enfrentado positivamente el dolor común de la infertilidad y el esfuerzo de su tratamiento. Cuando la llegada de un hijo no se da de manera natural, el estrés, la ansiedad y los temores suelen sobrevenir, porque los tratamientos pueden ser largos, costosos y difíciles, convirtiéndose a veces en una carga en la vida de la pareja.

Desde la primera consulta, son comunes las sensaciones de estrés y rechazo a una situación incómoda. No obstante, es posible salir de esta consulta con un optimismo renovado y nuevas esperanzas pero tiene una carga emocional fuerte para ambos miembros. Otro momento de gran estrés para la pareja es cuando se evalúan los resultados y la decisión del programa a seguir para lograr el tan ansiado bebe.

Definitivamente los tratamientos exponen a la pareja a situaciones que no pueden manejar y sienten que sólo pueden someterse dócilmente. Aparte hay situaciones difíciles como el momento de la aspiración de los folículos, que adiciona situaciones de estrés producto de la anestesia y la consideración de un procedimiento quirúrgico menor. Finalmente, el momento de la transferencia es muchas veces vivido como un éxito desde el momento mismo en que se lleva a cabo. No obstante, la evolución celular y la implantación no están garantizadas y ese ciclo puede no ser exitoso.

Sabemos que el embarazo puede lograrse en un intento, pero si no es así también sabemos qué posibilidades existen para revertir ese resultado. Por eso es fundamental orientarse bien sobre las tasas de embarazos de los procedimientos y sus limitaciones. Es por ello que la consulta psicológica posterior a un eventual intento fallido es muy importante. Y finalmente, la espera de las dos semanas para el resultado positivo o negativo de la prueba de embarazo, requiere de compañía y de un apoyo psicológico fuerte para disminuir la ansiedad, el estrés y a veces hasta la obsesión por los cuidados y el tiempo de espera. En esas dos semanas es esencial la buena onda, tratar de no angustiarse, relajarse y esperar, con mucha fe, porque para ese momento, todos los aportes de la ciencia termina. Así que la fe y la mente positiva mejoran los resultados, sin duda alguna.

El estrés y la ansiedad pueden incluso interferir en los resultados de los tratamientos, por eso es importante trabajar también sobre la preparación emocional de los tratamientos y las técnicas de relajación. En las mujeres es frecuente que en cada menstruación se intensifique el sentimiento de pérdida y tristeza. La menstruación es el hecho biológico que recuerda que el embarazo aún no llega. También las crisis de estrés afectan la fertilidad. Existe una regulación psico-inmuno-endocrina, por la cual el estrés afecta la secreción de neurotransmisores cerebrales así como la pulsatilidad de las hormonas fundamentales para la reproducción humana. Eso explica porque en parejas que no liberan adecuadamente el estrés durante los procedimientos de reproducción asistida hay fracasos, pero milagrosamente, meses o años después, logran el tan ansiado embarazo de forma espontánea.

Consulta psiológica On-line | Diseño web en Bogotá