Login

¿Olvidó su contraseña? Registrese

La difícil toma de la decisión de acudir a un especialista en infertilidad

Aunque se lleve tiempo intentando tener un bebé sin conseguirlo, pocos imaginan que pueden tener un problema de fertilidad.


solicitar consulta

Publicado el 05 de julio del 2017

Compartir en:

La difícil toma de la decisión de acudir a un especialista en infertilidad

Aunque se lleve tiempo intentando tener un bebé sin conseguirlo, pocos imaginan que pueden tener un problema de fertilidad.

La mayoría piensa: “eso le ocurre a otros pero no a nosotros”, y deja pasar el tiempo. Por tanto, primero hay que ver los problemas en perspectiva. Hay que reunir información. Esta información debe ser precisa, completa, oportuna, actualizada, suficientemente detallada y aplicable a su realidad.

Es decir, que un nuevo tratamiento o una nueva prueba diagnóstica hayan sido reportados y publicados en internet, no significa que las Sociedades y Unidades de Medicina Reproductiva del orbe la hayan validado.

En general, las fuentes principales de información para la toma de decisiones son: acudir a un ginecólogo general, asistir a una Unidad de Medicina Reproductiva, los materiales escritos (folletos, revistas y libros), y las fuentes informáticas.

Finalmente, la opción en estudio debe ser evaluada en cuanto a su factibilidad, que se necesita para aplicarla (costo y tiempo), y su aceptación. Este punto es importantísimo, por el toque moral, personal y religioso de las fibras personales que pudieran tocarse.

También es conveniente analizar los riesgos de la decisión, es decir, del tratamiento de infertilidad en cuestión, tomando en consideración que estos métodos no son infalibles.

Por esta razón, hay que comprender que los resultados de las pruebas diagnósticas de infertilidad son solamente orientadores y no establecen a plenitud la capacidad o no de tener hijos.

No obstante, orientan sobre el estado de los órganos reproductivos tanto del hombre como de la mujer, porque algunos resultados se superponen entre las poblaciones fértiles e infértiles. Asimismo, es importante conocer sobre los resultados de los tratamientos y comprender las tasas de embarazo que producen.

Y nunca olviden, la edad de la mujer, porque aunque se hayan realizado los estudios básicos de fertilidad y estén normales, a veces es preferible optar por una técnica de reproducción asistida avanzada como la fertilización in vitro que una sencilla, como la inseminación artificial, debido a la baja posibilidad de éxito de esta última, por ejemplo, en mujeres mayores de 38 años y, aclaramos, baja posibilidad pero nunca nula.

Otro ejemplo, que un hombre tenga un espermatograma anormal, y se decida acudir a una técnica avanzada, con frecuencia la decisión se toma por el tiempo que se ahorra, para lograr el embarazo en el menor tiempo posible y que el factor tiempo no disminuya la fertilidad natural de las personas.

Pero un contaje de espermatozoides bajo a veces trae sorpresas como el logro de un embarazo sin ayuda, pero claro está, la posibilidad real es siempre baja y siempre será mayor con las técnicas de reproducción asistida.

Así que tenga la seguridad, que en Vidafer, se hará todo lo posible para lograr un embarazo, en el menor tiempo posible, con el menor presupuesto y aplicando la técnica indicada de acuerdo con los protocolos sugeridos por las Sociedades de Medicina Reproductiva Nacional e Internacionales. Seguiremos en contacto.

Consulta psiológica On-line | Diseño web en Bogotá